robo celularesPara poder erradicar el robo de teléfonos celulares en la República Dominicana, comparto el criterio del Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (INDOTEL) de que es una labor conjunta entre la Policía, la Procuraduría General, las empresas telefónicas, el INDOTEL y la ciudadanía. Todos nosotros tenemos una responsabilidad como usuarios de no comprar teléfonos celulares robados, esos equipos que sabemos qué cuestan más de 20 mil pesos y lo compramos en 8 mil, sabiendo que son de origen dudoso y que al comprarlo estamos estimulando el mercado de robo de celulares; lo cual un día nos afecta a nosotros mismos. Por lo que es nuestra responsabilidad aportar a la erradicación de celulares robados no comprando equipos robados.

Es también fundamental el rol determinante de las empresas prestadoras, que todas tienen acceso a la base de datos del INDOTEL donde figuran los números de series negadas, o “lista negra”, que corresponden a los teléfonos reportados como robados o perdidos en el país, donde además se registran los IMEI de esos aparatos, que es la numeración que se usa como Sistema Internacional para la Identidad de Equipos Móviles. Por eso las empresas son las principales responsables de permitir la activación de números robados, pues no limitan las tiendas revendedoras o dealers, que le dan más importancia al negocio y el lucro de las activaciones diarias, que a la vida de las decenas de dominicanos y dominicanas que han muerto durante el robo de un celular. Sin asegurarse de la “identificación comprobada del cliente”.

INDOTEL reafirmo que su papel como institución gubernamental es exclusivamente de regulación de las telecomunicaciones, por lo que la persecución de quienes incurren en robo de teléfonos celulares o la activación de los mismos corresponde a otras entidades, a partir de ese momento el procedimiento de investigación y persecución de los responsables de los robos de celulares recae sobre la Policía y la Procuraduría General de la República. Cuando se producen robos de celulares, los afectados deben informar a la empresa telefónica y ésta debe bloquear tanto el chip como el aparato, además de enviar el IMEI a la base de dato del INDOTEL para su inclusión en la lista de series negadas (lista negra).

Cumplamos todos con nuestra parte; propongo para contribuir al proceso, que se sancione de forma ejemplarizante a las empresas de telecomunicaciones que continúan activando números robados.

LEAVE A REPLY