Desde que nos levantamos hasta que nos volvemos a meter en la cama. Los smartphones, a día de hoy, son compañeros de viaje que están ahí para mostrarnos nuestros correos, informarnos de las últimas noticias o ponernos en contacto con amigos, familiares o clientes. La tecnología, utilizada sabiamente, puede facilitar nuestra vida, pero su abuso puede tener también grandes contrapartidas para nuestra salud.

Según un estudio publicado por la American Academy of Sleep Medicine y la Sleep Research Society, el uso indiscriminado de los teléfonos móviles está causando graves problemas entre los adolescentes. Problemas que van desde el insomnio hasta la depresión y que sufren cada vez más jóvenes.

A través de una serie de preguntas realizadas a más de 3000 adolescentes de unos 15 años de edad, el estudio certificó que aquellos usuarios que hacían más horas de pantalla tenían más problemas para conciliar el sueño, más problemas para mantenerse despierto y más síntomas de depresión. Para ello, se observaron las reacciones en torno a 4 actividades: mensajería, navegación web, televisión/películas y juegos. Tras estos últimos, los síntomas depresivos eran mucho más palpables.

Es probable que las dos grandes compañías del mundo de la telefonía (Google y Apple) hayan tenido acceso a estudios similares, ya que ambas han introducido en sus últimas versiones del sistema operativo nuevas herramientas para controlar el uso que hacemos del teléfono. Gracias a Google Dashboard y la aplicación para iOS 12, Tiempo de pantalla, ahora será mucho más sencillo controlar nuestro uso, si bien es cierto que el de Apple ya hemos visto que no funciona del todo bien.

Tal y como asegura Josh Golin, director de una campaña para evitar el consumismo excesivo en los niños, “el estudio es muy importante y se suma a un creciente número de evidencias de que los niños no duermen lo suficiente. Y las pantallas son la principal razón”.

Cambiar los hábitos de los adolescentes no es sencillo ya que “odian que les digan qué hacer”, pero “los padres tienen que pasar a la acción”, según comenta Fran Walfish, un popular psicoterapeuta estadounidense. Algunas de las claves que ofrece Walfish son las de imponer normas y límites físicos al uso del smartphone, educar a los hijos en el uso de las nuevas tecnologías y hacer experimentos en familia, como por ejemplo, prohibir el uso de smartphones a toda la familia durante las comidas o después de una determinada hora.

Fuente

SHARE
Previous articleConozca el smartphone Android más compacto y resiste
Next articleGoogle Home ya funciona en español: estos son todos los comandos activos que puedes utilizar
Ing. Hiddekel Morrison
Pionero en la difusión de tecnología en República Dominicana en Radio, Periódico, Televisión e Internet. Ingeniero en Electrónica y Telecomunicaciones, Especialidad en Telecomunicaciones Universidad Wisconsin Estados Unidos, Maestría en Administración de Operaciones y Postgrado en Parlamentarismo. Profesor universitario a nivel de grado y maestría, autor de varios libros entre los que se encuentra el Primer Libro sobre la Historia de las Telecomunicaciones en República Dominicana, galardonado Joven Sobresaliente de la República Dominicana año 2008 por JCI Jaycees´72, distinguido como Personajes sobresaliente de República Dominicana y “Profesional Sobresaliente por la Sociedad de Profesionales de las Telecomunicaciones de la República Dominicana (PRODETEL).

LEAVE A REPLY