La red eléctrica de Puerto Rico está hecha un guiñapo. Siete meses después del huracán María y de la devastación que provocó en el Caribe, sigue siendo un armatoste torpe e inestable. Ayer, sin ir más lejos, una excavadora derribó por accidente una línea de transmisión. Algo que conllevará un apagón de entre 24 y 36 horas.

La situación es entre frustrante y delirante. Puerto Rico ya arrastraba una crisis financiera galopante antes del huracán. De hecho, la compañía eléctrica acumulaba una deuda de 9.000 millones de dólares y utilizaba una infraestructura absurdamente anticuada. Eso cuando está en pie: el mes pasado aún había un 10% de la isla sin electricidad. Y entonces, Elon Musk.

En medio del apagón, el presidente de Tesla anunció que estaban trabajando en la instalación de powerwalls y powerpacks suficientes para asegurar el suministro eléctrico en casi 800 localizaciones de la Isla. Este movimiento parece una extensión de un proyecto del que ya os hablamos en octubre y que pretendía restablecer (y asegurar) el suministro eléctrico en un hospital infantil de Puerto Rico.

Tesla batteries are currently live & delivering power at 662 locations in Puerto Rico. Team is working 24/7 to activate several hundred more. https://t.co/OMu8qKJvLy

— Elon Musk (@elonmusk) 18 de abril de 2018

“Las baterías de Tesla actualmente funcionan en vivo y entregan energía en 662 ubicaciones en Puerto Rico. El equipo está trabajando 24/7 para activar varios cientos más.”

La Autoridad de Energía Eléctrica puertorriqueña ha confirmado que Tesla le “ha presentado una propuesta para colaboración pública-privada para desarrollar un sistema de baterías a gran escala con el que estabilizar toda la res eléctrica de Puerto Rico”.

No deja de ser curioso que, en medio de este despropósito político, Puerto Rico se esté convirtiendo en un gran laboratorio energético del futuro. Curioso, pero no mucho más. El mejor ejemplo son Vieques y Culebra, dos islas entre Cabezas de San Juan y las Islas Vírgenes norteamericanas. Tesla ayudó a recuperar el suministro, pero hace dos días la AAE estaba buscando soluciones estables para el problema del desabastecimiento.

Como solemos repetir, el futuro eléctrico pasa por la ‘enernet’: una red eléctrica inteligente y distribuida capaz de adaptarse en tiempo real a una multiplicidad enorme de productores y consumidores interactuando a la vez. El problema es que eso no se puede improvisar, ni siquiera Elon Musk.

Fuente

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here