Píldoras y gomitas medicinales salen de esta impresora en sólo 10 minutos, menos del tiempo que tardan las farmacéuticas en llenar las cápsulas de gel con medicamentos.

La AutoCompounder fue desarrollada por Sinanan-Singh y DeCiccio, de Orlando, desde 2014, después de que ambos obtuvieran sus títulos en ciencias de la computación e ingeniería biomédica de las Universidades de Harvard y Brown, respectivamente.

Con esta tecnología, un farmacéutico puede mezclar las sustancias en un cartucho desechable, después, selecciona la cantidad de tabletas o gomitas que se harán y presiona imprimir. El proceso tardará 10 minutos.

Las empresas BoxGroup, Techstars, Lerer Hippeau Ventures y otras compañías han financiado, con cerca de dos millones de dólares, a Vitae, la compañía creada por Sinanan-Singh y DeCiccio.

Estas impresoras especiales podrían llegar a costar hasta 5 mil dólares, más el pago del software y el mantenimiento.

Vitae aún está afinando la impresora antes de lanzarla al mercado, con ayuda de varios farmacéuticos. David Hughes, uno de los evaluadores, dice que además de ahorrarles tiempo a los farmacéuticos, la AutoCompounder podría facilitar la creación de una polipíldora, combinando las dosis necesarias de varios medicamentos en una tableta.

FUENTE

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here