El fabricante tecnológico Apple ha detallado aspectos relativos a la seguridad de Face ID, el sistema de desbloqueo por reconocimiento facial que incluirá iPhone X, y ha explicado cómo operan sus mecanismos de protección de datos así como que su efectividad es independiente de la raza del individuo.

La compañía ha explicado que los datos de Face ID no son enviados a Apple, como ha detallado en una carta que ha remitido al senador estadounidense Al Franken en la que responde varias de sus dudas relativas al sistema. Tras la presentación el pasado 13 de septiembre del nuevo ‘smartphone’ insignia de Apple, iPhone X, Franken envió una carta con diez preguntas relativas al funcionamiento de Face ID, preocupado por aspectos de seguridad como el posible almacenamiento de datos.

Apple ha respondido a través de su vicepresidenta de Política Pública en América, Cynthia C. Hogan, quien ha recordado al senador estadounidense que los datos recogidos por Face ID “nunca dejan el dispositivo”, que “no son enviados a Apple ni se incluyen en las copias de seguridad”.

En la práctica, Face ID descarta automáticamente las imágenes faciales que toma tras someterlas al análisis matemático, y los datos que almacena se encuentran encriptados y sometidos al sistema Secure Enclave, el mismo utilizado por el anterior sistema de desbloqueo por huella Touch ID, como explica Hogan en la carta de respuesta.

Asimismo, en su escrito, Apple ha recalcado también que el funcionamiento de Face ID no se ve afectado por la raza del usuario. Entre los mil millones de imágenes que Apple utilizó para desarrollar Face ID –que proceden tanto de bases de datos como de estudios realizados en todo el mundo– se encuentra “un grupo de individuos representativo en cuanto a género, edad, raza y otros factores”, según Hogan.

Además, Apple ha explicado de forma general el funcionamiento de Face ID y el sistema TrueDepth, que proyecta 30.000 puntos infrarrojos sobre el rostro del usuario para generar un mapa facial, complementado por un mapa bidimensional infrarrojo. Este sistema, según explican los de Cupertino, sólo tiene una probabilidad de error de una entre un millón, mientras que la de Touch ID era de una entre 50.000.

En cuanto a otra de las duda planteadas por Franken, sobre si aplicaciones de compañías externas pueden acceder a los datos de Face ID, Apple ha especicado que, aunque las ‘apps’ pueden utilizar el sistema de reconocimiento facial, sólo pueden saber si la autenticación ha sido correcta o no, pero no acceder a sus datos.

El senador Franken, que forma parte del Comité de Privacidad y Tecnología de la Cámara Alta de Estados Unidos, hizo pública la carta en la que trasmitía sus dudas a la empresa de Cupertino. Entre las preguntas se incluyen también otras cuestiones que Apple ha dejado sin contestar, relativas a cómo respondería la compañía a un requerimiento judicial de la información de Face ID.

Fuente

LEAVE A REPLY