Que Snapchat está teniendo algunos problemas no es novedad; desde hace meses se sabe que su base de usuarios se ha estancado y no crece, gracias en parte a que una de sus funcionalidades principales se instaló con éxito en sus mayores competidores en forma de “historias”: Instagram y Facebook.

El asunto no sería nada raro -mal que mal, competir con Facebook hoy en día es en extremo difícil- excepto que la compañía de Mark Zuckerberg sabía desde hace mucho tiempo lo que pasaba con Snapchat. ¿Y cómo? Gracias a Onavo, una aplicación propiedad de Facebook que recopila información sobre lo que los usuarios hacen con sus teléfonos.

Así las cosas, Facebook sabía lo que estaba pasando con Snapchat y también tenía el dato clave para evitar que dicha aplicación creciera más: trayendo las historias y los momentos a sus propias redes sociales (Facebook, Instagram y hasta WhatsApp).

Pero el reporte del Wall Street Journal (vía Investopedia) no se queda ahí e indica también que la aplicación Onavo le ha servido mucho a Mark Zuckerberg para otras compras. Por ejemplo: la de WhatsApp, que se hizo luego de que Onavo revelara que el 99% de los usuarios de Android en España utilizaban la aplicación de mensajería.

¿Y qué es Onavo exactamente? Se trata de una firma israelí que Facebook también adquirió -vaya que sorpresa- hace unos años por la módica suma de 150 millones de dólares (o eso se estimó en su momento). Onavo, a través de su aplicación Onavo Protect, ofrece compresión de datos a los usuarios a cambio recopilar sus actividades y utilizarlas para fines como los anteriormente descritos.

Recordemos que Facebook hace tres años quiso pagar más de 3.000 millones de dólares por Snapchat, pero estos lo rechazaron. El plan fue: si no lo puedo comprar, lo destruyo. Y parece que está dando resultados.

FUENTE

LEAVE A REPLY