Binky es una aplicación disponible en iOS que funciona como escape a las redes sociales. Es decir, Binky cuenta con una sección de noticias, pero nada de lo que ahí aparece tiene que ver con tu realidad inmediata: no más publicaciones negativas, no más políticos, no más novios enamorados, no más selfies.

A las publicaciones que aparecen en Binky las han nombrado Binks, puedes comentar, puedes dar like a las cosas que disfrutas, incluso puedes republicar (reBink) las noticias. Además, puedes deslizar las publicaciones hacia la izquierda o la derecha, si esa es tu manera preferida de expresar tu opinión.

De esta manera, lo esencial de esta aplicación es que nada de lo que hagas tiene un impacto en el mundo exterior: todos los likes, reBinks y los deslizamientos son completamente inútiles. Es como si estuvieras en medio de la nada y nadie pudiera verte o escucharte.

Dan Kurtz, creador de la app, comentó al respecto:

“Todo empezó como una broma. Estaba haciendo una sátira a los momentos en que estás cambiando entre aplicaciones porque no tienes nada mejor qué hacer. Facebook es demasiado odio, estrés y tristeza, pero quieres hacer algo en tu teléfono. Binky resuelve el problema en el que quieres navegar por la red, pero nada en particular”.

A partir de ahí, la broma comenzó a hacerse más seria y más grande, algo así como una aplicación de redes sociales para niños. Cuando Kurtz comenzó a mostrar la aplicación a sus amigos, las personas comenzaron a reconocer que no era tan inútil como parecía.

De esta manera, comenta Kurtz, su aplicación empezó a ganar popularidad:

“Tan pronto como comencé a mostrársela a las personas, ellos me dijeron que se sentía un poco como un parche de nicotina para las redes sociales. La puse en la AppStore y luego el chico que hizo Cow Clicker —una sátira a Farmille— escribió un artículo sobre ella y el resto es historia”.

Binky está disponible de manera gratuita en la AppStore y una versión para Android viene en camino.

Es así que esta aplicación es una sátira a las redes sociales, una manera de reírse un poco del impacto que tiene el “quinto poder”, una alternativa para burlarse de los adictos a estos nuevos medios. Sin embargo, al mismo tiempo, es una manera de reflexionar, de cuestionarnos el poder que estamos otorgando a esta herramienta y de darnos cuenta lo banal que a veces resultan.

FUENTE

LEAVE A REPLY