Las regulaciones federales diseñadas para darte más control sobre tu historial de búsquedas en internet y otra información personal serán eliminadas muy pronto. Este martes, la Cámara de Representantes aprobó la resolución y el proyecto de ley ahora irá al escritorio del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Ese mismo día, la Casa Blanca afirmó que “apoya firmemente” la derogación de dichas leyes.

Sin embargo, existen algunas medidas que puedes poner en marcha para protegerte. Eso sí: tendrás que hacer algo más que configurar tu navegador en modo incógnito. Además, los expertos coinciden en que no hay una solución perfecta.

El jueves pasado, el Senado –que tiene una mayoría republicana–votó para revertir las normas que exigirían a los proveedores de servicios de internet, como Comcast o CenturyLink, pedir autorización a los usuarios antes de rastrear y vender su información.

Eso lo incluye todo: desde el lugar en el que te encuentras hasta lo que estás buscando en línea. Un proveedor de internet, por ejemplo, podría inferir que estás enfermo porque buscaste una WebMD.

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) aprobó estas reglas en octubre y aún así no han entrado en vigencia. Si la Cámara de Representantes votaba para eliminarlas, como en efecto ocurrió, cualquier proveedor de internet podrá rastrear y vender tu información sin decirte. Los pasos en el Congreso estarían eliminando un amparo adicional justo en un momento en que la gente utiliza cada vez más dispositivos conectados a internet y los proveedores están invirtiendo recursos adicionales en publicidad dirigida.

Probablemente ya sepas que compañías como Facebook y Google usan tu información para orientar sus anuncios publicitarios. Existen algunas herramientas, incluyendo a Privacy Badger y Disconnect, que impiden a los anunciantes rastrear tu actividad. Sin embargo, eso no bloqueará a tu proveedor de internet recopilar tus datos e información personal.

Además, usar el modo incógnito o privado tampoco evitará que tu proveedor sepa exactamente qué sitios visitas. Esta opción sólo previene que el navegador que estás usando guarde tu historial de búsquedas. En el sentido práctico, Comcast sabrá si ves contenido para adultos, aunque Chrome se olvide de eso.

La tecnología para impedir a los proveedores recopilar tus datos es complicada.

“Hay maneras fáciles y gratuitas de detener el seguimiento en línea de los anunciantes”, explica Jeremy Gillula, un alto tecnólogo de personal en la Fundación Frontera Electrónica. “Las maneras técnicas de evitar el rastreo de tu proveedor de internet son limitadas y difíciles”, añade.

Entonces, ¿qué puedes hacer? Empieza por usar una herramienta llamada red privada virtual (VPN, por sus siglas en inglés). Este instrumento protegerá tu actividad en internet de cualquier persona que quiera verla, incluidos los proveedores.

Sin embargo, es muy importante que investigues antes de escoger una VPN. Algunas de ellas aseguran esconder tu información, pero sus políticas de privacidad les permiten rastrear y vender tu información a los anunciantes. De hecho, así es como muchas VPN gratuitas consiguen dinero. (La privacidad es más fácil para aquellos que pueden pagarla).

Lee la letra pequeña: ¿se compromete la compañía a no registrar tu actividad? ¿incluye información sobre venderles tu actividad en línea a los anunciantes?

Kenneth White, ingeniero de seguridad en internet y director del proyecto Open Crypto Audit, asegura que es mejor evitar herramientas que usen términos en su publicidad como “a prueba de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional”, “a prueba dehackers”, “codificación de grado militar” o “anonimato total”.

Si sabes usar más herramientas técnicas, él sugiere una VPN llamada Algo. Pero, si tus habilidades en este campo son más limitadas, recomienda una denominada Cloak.

“Hay una larga historia de VPNs ‘gratis’ que se aprovechan de consumidores inocentes y las preocupaciones que puedan tener sobre su seguridad. Y, cínicamente, hacen que estén en una posición menos segura”, indica White. En 2015, se encontró que la VPN de nombre Hola estaba transformando las computadoras de sus clientes en una botnet, es decir en un grupo de dispositivos secuestrados que pueden usarse para hackear.

Otra opción que sugiere Jeremy Gillula es un software de privacidad llamado Tor. Este instrumento logra que tu actividad en línea sea anónima, lo que significa que puede ser recopilada, pero no ser relacionada contigo.

Nada está completamente a salvo de ser hackeado, pero el código para Tor es abierto y transparente. Por eso, muchas personas lo han analizado y puedes estar seguro de que en realidad hace lo que promete.

FUENTE

LEAVE A REPLY