Snapchat fue una pequeña revolución para muchas aplicaciones de mensajerías y redes sociales, pues su planteamiento funcionaba muy bien entre los más jóvenes y permitió a los publicistas crear nuevos formatos y probar nuevas formas de anuncios y llegar a esa audiencia tan deseada.

Su éxito fue muy imitado por Facebook, que copió la mayoría de ideas de Snapchat y las repartió por sus varias aplicaciones y redes sociales, sean Instagram, WhatsApp, Messenger o la misma red social de Facebook.

Aunque en un primer momento dijeron que no les preocupaban estos plagios, el éxito de las Historias de Instagram dañó bastante a Snapchat y les provocó una sangría de usuarios, como reconocen a regañadientes en los documentos presentados por Snap Inc (la empresa matriz) en su salida a bolsa de la semana pasada.

Según publicó la agencia Bloomberg, Snapchat contrató a un experto en seguridad llamado Laurent Balmelli, que trabajó en IBM y fundó varias “startups” de tecnología, una de las cuales, Strong.Codes, está especializada en protección de software.

Snap quiere que Balmelli proteja el código de su aplicación y de sus servicios de modo que Facebook o quien sea no lo tenga tan fácil para hacer ingeniería inversa, o que no puedan saber cómo funciona una aplicación realmente para, luego, usar esos conocimientos para crear su propia versión.

FUENTE

LEAVE A REPLY