NYT2009081819480124CEl director del FBI, James B. Comey, criticó duramente a Apple y Google este jueves por desarrollar tecnologías en sus smartphones para protegerlas de las intrusiones de las fuerzas de la seguridad. La encriptación de los nuevos dispositivos dificulta el acceso policial a la información almacenada en los aparatos.

Sus comentarios son los más críticos hechos por un oficial gubernamental, pero reflejan las denuncias de fuerzas de seguridad en todo el país. La policía argumenta que la habilidad de buscar fotos, mensajes e historiales de búsqueda en los teléfonos es esencial para resolver una larga serie de crímenes, incluidos asesinatos, pornografía infantil y ataques terroristas.

Google anunció en septiembre que la nueva versión de su sistema operativo para móviles y tabletas Android impedirá a la compañía acceder a los aparatos sin el consentimiento del propietario, una medida muy similar a la anunciada por Apple sobre el nuevo iOS para iPhone e iPad este mes de septiembre.

Esta mejora en la seguridad protege de la propia compañía -y, por tanto, de la administración- toda aquella información que pueda almacenarseen los dispositivos de los usuarios, como fotografías, correos electrónicos, contactos, historiales de llamadas, mensajes, notas escritas o contenidos multimedia.

Las medidas de Google y su rival Apple, se enmarcan en un esfuerzo de las empresas tecnológicas para dar respuesta a las voces que las acusan de haber colaborado con demasiada facilidad con el Gobierno estadounidense y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) cuando éstos les pidieron datos de los usuarios.

Hasta ahora, los teléfonos y dispositivos que operaban con Android ofrecían esta posibilidad de encriptación, pero sólo como una opción, de manera que eran muy pocos los usuarios que averiguaban cómo activarla. En los nuevos sistemas operativos de Android, sin embargo, que saldrán al mercado en octubre, la medida vendrá activada por defecto.

LEAVE A REPLY