china morrisonLa pasada semana arribamos a la ciudad de Wuhan, China, invitado por el Instituto de Investigación en Telecomunicaciones, la empresa estatal Fiber Home y el Ministerio de Comercio de la República Popular China, para participar durante un mes en el Seminario Construcción de la Próxima Generación de Redes de Telecomunicaciones, en una profunda e intensa jornada de especialización técnica al más alto nivel, que estamos recibiendo junto a colegas de Colombia, Cuba, Jamaica, Tonga y Ecuador.

La experiencia que estamos viviendo en China es simplemente impresionante. Estar del otro lado del mundo, con 12 horas más de diferencia respecto a República Dominicana, en contacto con una cultura milenaria totalmente distinta a la nuestra y sobre todo siendo testigo de cómo la China Comunista de Mao Tse-Tung incorporó de forma magistral el capitalismo, gracias a las reformas lideradas por el visionario Deng Xiaoping, bajo la famosa frase de que; “no importa que el gato sea negro o blanco, mientras sepa cazar ratones”.

Sólo llegar la ciudad de Wuhan en China es impresionante, debido a la gran concentración de universidades y centros de investigación & desarrollo en ciencia y tecnología. En nuestra primera semana de cátedras hemos recibido a 3 ingenieras con doctorados en telecomunicaciones (Phd), lo cual me ha alegrado mucho, pues creo firmemente en el desarrollo y empoderamiento de la mujer. Las mujeres chinas están haciendo grandes aportes al desarrollo de las telecomunicaciones y la tecnología.

Precisamente conversando con la colega Ing. ZhenKun Jin, Phd en Telecomunicaciones, me confirmó lo que tanta veces hemos explicado en el país de que la tecnología de Evolución a Largo Término, conocida en inglés como LTE no es cuarta generación o 4G, que eso es un manejo mercadológico del concepto de cuarta generación o 4G.

Durante todo este mes les mantendremos al tanto de todos los detalles de esta experiencia académica, cultural y de vida. En los próximos días estaremos visitando la icónica ciudad de Beijing y la ciudad de Guangzhou, así como muchos otros lugares de este inmenso país que es China, desde donde tenemos tanto que aprender para convertir nuestra amada República Dominicana en una potencia en tecnología. ¿Por qué no?

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here