Google-DeleteSentencia histórica en la Unión Europea en favor de los derechos de intimidad y privacidad y el llamado derecho al olvido y en contra de los intereses de los buscadores: El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha fallado que es Google quien debe hacerse cargo de las peticiones de los ciudadanos y retira la información que les afecte, aunque ésta esté alojada en las webs, e incluso aunque ésta sea lícita.

La sentencia reconoce además la existencia de un “derecho al olvido” como el que invocó el ciudadano español afectado por este caso para que se borraran sus datos en Internet, aunque establece una serie de condiciones y limitaciones. El Tribunal contradice la opinión del abogado general, Niilo Jääskinen, que en junio de 2013 había dado la razón a Google.

El litigio se remonta al año 2010, cuando la Agencia Española de Protección de Datos exigió a Google que eliminase en los resultados de sus búsquedas los vínculos al anuncio publicado en un periódico de una subasta de inmuebles relacionada con un embargo por deudas a la Seguridad Social.

La Agencia actuó a petición del ciudadano mencionado en ese anuncio, que alegaba que el embargo al que se vio sometido en su día está totalmente solucionado y resuelto desde hace años y carece de relevancia en la actualidad, por lo que no quería que apareciera cuando se buscara su nombre en Google.

En su sentencia de este martes, el Tribunal de Justicia concluye que “el gestor de un motor de búsqueda en Internet es responsable del tratamiento que aplique a los datos de carácter personal que aparecen en las páginas web publicadas por terceros” y por tanto debe respetar la directiva comunitaria sobre protección de datos.

La sentencia señala que “con el tiempo, incluso un tratamiento inicialmente lícito de datos exactos puede llegar a ser incompatible con la directiva cuando, habida cuenta de todas las circunstancias que caractericen cada caso, esos datos se revelen inadecuados, no pertinentes o ya no pertinentes o excesivos desde el punto de vista de los fines para los que fueron tratados y del tiempo transcurrido”.

EXIMINAR CASO POR CASO

En todo caso, el fallo admite que en cada caso se tendrá que examinar “si dicha persona tiene derecho a que la información en cuestión sobre ella deje de estar vinculada en la actualidad a su nombre a través de la lista de resultados que se obtiene tras efectuar una búsqueda a partir de su nombre”.

“Si éste es el caso, los enlaces a páginas web que contienen esa información deben suprimirse de esa lista de resultados, a menos que existan razones particulares -como el papel desempeñado por esa persona en la vida pública- que justifiquen que prevalezca el interés del público en tener acceso a esa información al efectuar la búsqueda”, afirma el Tribunal de Justicia.

LEAVE A REPLY