robo-identidad_0En República Dominicana, atacar a los clientes de las instituciones financieras supone el 80% de los casos del ciberdelito, según la Procuraduría, siendo las consecuencias principales la clonación de tarjetas y transferencia de dinero, sin dejar a un lado el muy usado “phishing”.

Entre octubre de 2010 y diciembre de 2013, la Superintendencia de Bancos recibió 9,861 reclamaciones de transacciones fraudulentas de los usuarios. Y para conocer la situación de los lectores, el periodico Diario Libre realizó una encuesta en su página web que arrojó que de 131 participantes, el 44% alguna vez fue víctima de robo de sus datos bancarios.

PrintPara 2013, la cantidad de tarjetas de crédito en República Dominicana era de aproximadamente 2.5 millones. En los últimos 10 meses, la nueva Procuraduría Especializada contra Crímenes y Delitos de Alta Tecnología decomisó más de 3 mil plásticos que estaban en manos de delincuentes, según informa el titular de esa dependencia, John Henry Reynoso Ramírez. En ese mismo período, recibió 562 denuncias de clonación.

Aunque con la clonación se pueden hacer estafas cuantiosas, el comandante dice que los delincuentes no tienen que esforzarse en instalar un sistema complejo. “Cuando se trata de fraude bancario estamos hablando de bandas que ya conocen cómo funciona este sistema, y que lo único que desean es obtener dinero de una u otra forma. Son jóvenes (en su mayoría) entre los 20 y 30 años, luego pasan de 30 a 50 años, pero es más un delito juvenil, de tecnología, de conocimiento”, dice el coronel Licurgo Yunes, director del Departamento de Investigación de Crímenes y Delitos de Alta Tecnología (Dicat) de la Policía Nacional.

En mayo de 2013, las autoridades de Estados Unidos acusaron a siete dominicanos de integrar un grupo internacional de piratas informáticos que usó datos de tarjetas de débito para robar US$45 millones.

A principios de enero de 2014, la Dirección Central de Investigaciones Criminales (Dicrim) desmanteló dos laboratorios clandestinos en los sectores 27 de Febrero y Espaillat, utilizados para clonar tarjetas de crédito y débito, y luego estafar bancos, comercios y usuarios. Fueron ocupados 697 plásticos listos para usarse o en proceso, y equipos electrónicos para clonar las bandas magnéticas y numerar.

Print

¿Qué falla en el sistema?

Sólo en 2011, los fraudes con tarjetas de crédito costaron RD$341.56 millones al sistema financiero dominicano.

El magistrado Reynoso indica que se han dado casos en que la falta de controles internos del personal que labora en un determinado banco, ha permitido la sustracción de datos personales. En ese sentido, afirma que la Procuraduría se ha reunido con la Asociación de Bancos Comerciales de la República Dominicana (ABA), y sus afiliados han reforzado su seguridad interna.

DL insistió con la ABA para conocer los esfuerzos para proteger los datos de la cartera de clientes, y cómo afectan los fraudes al sector, pero la Asociación prefiere no conversar sobre el tema. Alega que es delicado para la banca.

Cómo evitar fraude

Julio Muñoz, director de Prousuario de la Superintendencia de Bancos, indica que la institución vigila que los bancos cumplan con el sistema de protección de datos, e insta a los clientes a reclamar cuando entiendan que han sido afectados. Los pasos para resolver un fraude incluyen varios entes, como el mismo banco, Prousuario, el Dicat, la Procuraduría y el Indotel.

Algunas sugerencias de la Procuraduría y Prousuario para evitar un fraude son:

– No pierda de vista qué hace con su tarjeta quien la toma para cobrar lo consumido, inclusive si es en un restaurante.

– Seleccione PINs difíciles de detectar.

– Al finalizar sus operaciones, asegúrese de cerrar su sesión correctamente.

– Modifique sus códigos de contraseña periódicamente.

– Nunca guarde sus códigos en su computadora personal.

– Destruya las facturas, estados de cuenta, recibos de cajeros automáticos y ofertas de tarjetas de crédito antes de botarlos.

– Revise sus informes de crédito.

Articulo escrito por Mariela Mejía, Redactora Senior de Diario Libre

FUENTE

LEAVE A REPLY