tarjetas-de-creditoLas estaciones de gasolinas afiliadas a la Asociación Nacional de Detallistas de Combustibles (Anadegas) no aceptarán tarjetas de crédito desde el próximo lunes, en rechazo al aumento de la comisión por intermediación de 1.95 a 2.35 por ciento aplicadas por la  empresa Cardnet. La Cardnet maneja las redes de transferencias electrónicas de fondos y administración de sistema de pago ATH y ACH.

El doctor Rafael Polanco,  presidente de Anadegas, denunció que las compañías de tarjetas de crédito hicieron el aumento, lo que significa que a los precios actuales de los combustibles el detallista debe pagar $6.07 en la gasolina premium, $5,63 en la regular y $4.93 en el gasoil.

“La posición se evaluó y determinamos no aceptar tarjetas de crédito en la compra de combustibles en las estaciones de servicios ya que nuestros márgenes de comercialización los regula el Ministerio de Industria y Comercio”,  manifestó Polanco.

Dijo que la compañía manejadora de tarjetas de créditos Cardnet aumenta a los afiliados de Anadegas de manera abusiva y sorpresiva el porcentaje por intermediación.

Polanco explicó que todo esto se aplica a pesar de que una comisión del consejo directivo de Anadegas  se reunió hace meses con los principales ejecutivos de Cardnet.

“De manera abusiva están notificando a todos los detallistas del país  el aumento, algo improcedente e indebido por el alto precio de los combustibles  este año, que ha provocado mayores costos por uso de tarjeta de crédito de manera automática a las estaciones de expendios”, subrayó.

“Nuestra postura es que los detallistas en todo el país acaten la posición firme y decidida de no aceptar tarjetas de crédito de Cardnet en sus estaciones de servicio a partir del lunes 29 de julio”, declaró.

En otro orden, pidió a Industria y Comercio explicar las razones de no cumplir correctamente  con la aplicación de la ley 112-00, su reglamento 307-01,  que establece el precio de paridad de importación y el decreto 625-11, que dispone amortizar el impacto de las fluctuaciones de los precios de los carburantes a los consumidores, en la que solo se debe aumentar  o reducir un 1% al precio de los combustibles.

Dijo que la semana pasada, Industria y Comercio aumentó $4.50 al galón de la gasolina regular y $4.00 al gasoil, siendo mayor al 1%, una demuestra de que se viola el decreto 625-11.

Además denunció que sigue la verticalización y monopolio del mercado de los combustibles en el país, y citó que en la última semana se efectuó la venta de la Esso Standart Oil, lo que completa que el 65% del negocio de los combustibles está en manos de una familia con grandes poderes económicos, y esto sacaría del mercado a los detallistas de combustibles y perjudicará a la población.

Pidió al ministro de Industria y Comercio, José del Castillo Saviñón, hacer cumplir a las mayoristas (Esso, Texaco, Shell e Isla), la ley 112-00 y la disposición de la resolución 64-95, que establece  compensación del diferencial de temperatura a los detallistas, y más después de la sentencia 27-12 del 5 de julio pasado del Tribunal Constitucional, que establece que dicha resolución está conforme a la Constitución.

Polanco, precisó que el consejo directivo de Anadegas debatirá en la asamblea de mañana  la acción a seguir para que las distribuidoras no sigan quedándose con el diferencial de temperatura, que a los precios actuales rondan los $4.00 por galón.

EN NÚMERO

4.00Pesos

Dice Anadegas pierden los detallistas por galón de gasolina, porque las empresas distribuidoras se rehusan a pagar el diferencial por temperatura, que corresponden  a las estaciones de combustibles.

Fuente

LEAVE A REPLY