La mayoría de las universidades del país han prohibido el chateo a través de teléfonos inteligentes en las aulas, por considerar que distraen y desconcentran a los estudiantes.

Profesores consultados en varias universidades de la capital dijeron que tienen por norma pedir a sus estudiantes que no usen los teléfonos ni siquiera en los modos de vibración ni en silencio, sino apagados. Otros son más flexibles y permiten que los usen sin timbres.

“El que no cumple con esa regla debe preferir no estar en el aula”, manifestó el profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Fernando Peña, tras considerar que el uso de teléfonos inteligentes se ha convertido en “un vicio y un relajo”, no sólo de distracción, sino de respeto en las aulas.

El chateo constante en el que caen muchos estudiantes durante la docencia, ha llevado a profesores universitarios hasta a renunciar de esas funciones, en vista de que no todos los estudiantes se acogen al pedido de los educadores.

Sarah Pérez, académica de la Universidad O&M, indica que la primera que pone el ejemplo en el aula es ella apagando su teléfono tan pronto entra a impartir docencia.

Mientras, Alexis Martínez, director de la Escuela de Administración de la UASD, entiende que si los teléfonos son bien usados pueden ayudar a fortalecer la docencia, por lo que considera necesario que las centros de educación superior trabajen en las normativas para el uso de esos equipos tecnológicos.

1- Irregularidades Algunos profesores universitarios han detectado estudiantes sacando respuestas de los celulares durante la aplicación de exámenes.

 2- Brecha Digital El creciente uso de nuevas tecnologías de la comunicación crea, en muchos casos, una brecha digital entre maestros y estudiantes.

Fuente

LEAVE A REPLY